miércoles, julio 31

De grillos y arañas

Lo único –después resultó no ser lo único-, que me pregunté fue: ¿de costado? ¿Por qué una canilla común y corriente estaría de costado? ¿No sería difícil tomar agua, por ejemplo? Encima está tan cerca del piso, será para mojarse los pies cuando hace calor… o para limpiar el suelo.

Su interior, está oscuro. Un toquecito de plateado, y de repente, negro. No se me ocurriría nunca meter el dedo en la canilla. Quién sabe que puede haber escondido adentro. Ojalá no un grillo. O una araña. ¿Hace cuánto la habrán abierto? Claro, si es que aún funciona. Está bastante limpia y tiene pinta de nueva pero la manguera que le permite ser canilla no podría estar más gastada. Por el sol. O porque es muy vieja, ¿no? Aún así presiento que sí, es reciente. Es evidente que la cambiaron muchas veces, ajenos a la situación de la manguera que sí necesita un reemplazo. ¿Las anteriores también estarían de costado? Ah, aunque quizás la haya girado el viento. El viento. No, no está tan potente hoy y además va para el lado contrario.

¿Qué acaso nadie se dio cuenta de lo anormal de la situación? Los que pasan no la miran, tal vez no exista, o no sea tan real como la música. ¿Habrá escuchado alguna vez música? No creo porque no encuentro sus orejas, debe ser sorda. ¡Uy! ¡Tampoco la veo respirar! Ah... ya comenzó a inhalar y exhalar de nuevo. ¡Qué susto!

Ahora, brilla. Creo que desde que me mira, está más amigable, como si estuviera despertándose o los bichos que viven adentro. No. Mejor me alejo. En la longitud de la manguera podrían vivir cientos de bichos. O de pensamientos. O un dedo, tal vez. ¿Qué tan grave sería que salga un dedo por la canilla? ¿Quién la abriría? Probablemente, el resto de la mano, porque entera no entra dentro de la canilla, a menos que alguien la haya metido a la fuerza. Un asesino por ejemplo. Uno que no le tenga miedo a las arañas. O que sea ciego. Un ciego no se daría cuenta de que está de costado. Pobre. Si tuviera que contarle a un ciego lo que veo, no me entendería. O tal vez solo esté ciego como todos los demás, que no ponen la canilla en su lugar. Lástima que no conozco a nadie que arregle canillas en este pueblo. Sería lindo ver el agua caer de nuevo. ¿Y si hace mucho está rota? En este lugar está todo bastante roto ahora que veo. ¿Qué sería antes de ser museo? ¿Estaría ya la canilla? ¿Hace cuanto tiempo? Y sus arañas y sus grillos, ¿qué comen? ¿Qué acaso ya nadie le presta atención al canto de los grillos?

Hice este texto hace algún tiempito en un curso de letras con Rosario Blefari acá, en Tilcara.

Cuatro

Conté las hojas, eran tres.
       Conté las ramas pero eran muchas, quizás cien. Me perdí varias veces.
              Conté los árboles y ví que eran menos.

Escuché un rato al viento y jugué a la pilladita con el sol hasta que se fue.

Llegaste, y comimos galletitas Terrabusi de chocolate.

domingo, julio 28

Asesina

Cada vez que abro la puerta
de mi sótano oscuro,
percibo por tu olor
que mis ojos marrones nunca dejaron de consumirte.


Además, huelo tus disculpas apresuradas,
inmaduras y suicidas.

sábado, julio 27

Existencias



Esperando algo

inexistente,

construimos algo real

y más importante.


viernes, julio 26

Mucho naranja

Te soñé la misma noche en dos situaciones distintas. Yo fui siempre la misma, vos... difícil saberlo, la esencia la mantenías, eso seguro.

Me invitabas a una copa para festejar mi cumpleaños, y yo me imaginaba un jugo de naranja en un bar de esos viejos que por acá no hay; ¿llegamos alguna vez? probablemente no, nunca se concreta nada en nuestros sueños. Tenías el pelo muy marrón y estabas mas bronceado. Me acuerdo algunas cositas, gestos y eso, pero quizás los imaginé estando despierta, como siempre, con los ojos abiertos y mi mente esforzándose para volver a dormirme.

Después o quizás antes -quién sabe- tenías un sombrero celeste con serpientes, una cola de sirena y nadabas sensualmente bajo el agua. Había peces anaranjados y algas también naranjas, así resaltabas. De vez en cuando tu cara se hacía mas chata y me convencías por segundos que nunca estuviste ahí pero estabas, me mirabas y se me hacía insoportable. Yo estaba mediometida medioafuera, respiraba aire de cielo pero también movía mis pies mojados.

Nunca me hundí y quizás por eso me desperté; peor que estar un mundo diferente al tuyo era estar a punto de.

jueves, julio 25

Aire de primer día (Tres)

Mi cerebro chiquitito,
y de repente una pila de información
que se supone ya estoy almacenando.

miércoles, julio 24

Contraluz

Los días más bellos son y se recuerdan siempre a contraluz.


Suyos

          Si se miran,
          se entienden.
          Hablando,
          se les complica la cosa.

lunes, julio 22

Invierno

Ahora lo único que alcanzo a sentir es el olor a café y a leche caliente, el sonido de la leña transformándose en brasa y el viento que se mete por todos lados, blanco y casi transparente, dando gemiditos desalentados. Se hizo esperar pero ya llegó, e inevitablemente empezamos a dudar si realmente lo extrañábamos.

domingo, julio 21

Enredada (Dos)

A veces,
si la música acompaña
hasta las broncas más enredadas
se transforman en fantasmas de sonrisas que vendrán.

                                                                                   Con suerte,
                                                                              bailes.

Sutiles.

jueves, julio 18

¿Suelta o condicionada?

Callada.                    Concentrada.                                                          Transparente.              Liviana.


Elástica.                                         Anaranjada.    Pegajosa.                                                 Agujereada.


Susurrada.                     Ahumada.                                                              Agridulce.             Floreada.



                                                                 ¿Suelta o condicionada?                                                              

miércoles, julio 17

Sed


El agua solo es agua,
cuando no se tiene sed. 

martes, julio 16

Comenzando (Uno)

Bienvenidos! No sé bien dónde terminará esto pero quizás sea lo más excitante. Tengo que avisarles que puede que este blog no dure demasiado. Le tengo fe, sí, pero me suelo aburrir rápido y siempre prefiero empezar algo desde cero que arreglar lo que ya está iniciado. De todas formas, para esta primera entrada tenía únicamente una poesía en mente. Me pareció perfecta para la inauguración:

Búsqueda
Tampoco es cuestión
de dormir con mi cuaderno de notas,
     pero es un comienzo.