lunes, julio 22

Invierno

Ahora lo único que alcanzo a sentir es el olor a café y a leche caliente, el sonido de la leña transformándose en brasa y el viento que se mete por todos lados, blanco y casi transparente, dando gemiditos desalentados. Se hizo esperar pero ya llegó, e inevitablemente empezamos a dudar si realmente lo extrañábamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Avanti!