viernes, julio 26

Mucho naranja

Te soñé la misma noche en dos situaciones distintas. Yo fui siempre la misma, vos... difícil saberlo, la esencia la mantenías, eso seguro.

Me invitabas a una copa para festejar mi cumpleaños, y yo me imaginaba un jugo de naranja en un bar de esos viejos que por acá no hay; ¿llegamos alguna vez? probablemente no, nunca se concreta nada en nuestros sueños. Tenías el pelo muy marrón y estabas mas bronceado. Me acuerdo algunas cositas, gestos y eso, pero quizás los imaginé estando despierta, como siempre, con los ojos abiertos y mi mente esforzándose para volver a dormirme.

Después o quizás antes -quién sabe- tenías un sombrero celeste con serpientes, una cola de sirena y nadabas sensualmente bajo el agua. Había peces anaranjados y algas también naranjas, así resaltabas. De vez en cuando tu cara se hacía mas chata y me convencías por segundos que nunca estuviste ahí pero estabas, me mirabas y se me hacía insoportable. Yo estaba mediometida medioafuera, respiraba aire de cielo pero también movía mis pies mojados.

Nunca me hundí y quizás por eso me desperté; peor que estar un mundo diferente al tuyo era estar a punto de.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Avanti!