lunes, diciembre 22

Algo que falta

Caminás acercándote. Yo te veo.

La mirada que tenés puesta se me hace tan familiar que duele.

Me decís que te quise mucho, antes, quizás un año o dos, en este mismo planeta y con los mismos ojos.

Me decís también que vos me quisiste incluso un poco más (¿que acaso es posible?).

No sé si creerte porque es cada vez más difícil, pero entonces te recuerdo.

Entiendo porque estás parado frente a mí, como un desconocido,



y me dan ganas de llorar.

domingo, diciembre 14

Acto de colación (Veintidós)

Aunque sea algo difícil de creer y tanta fe no nos teníamos, acá estamos todos, a pasitos de terminar oficialmente ésta etapa que fue la más importante. Por mucho tiempo contamos los años, los meses y los días que nos quedaban para al fin terminar el secundario y ser libres. Parecía nuestro objetivo máximo en la vida. Pero, algo en el camino, cambió radicalmente. Aparecimos. Todos. La promo y el sentimiento que ser de último año nos provoca. Ese sentimiento que eriza la piel, sonroja los cachetes y da ganas de abrazarnos, de disfrutar. Transformamos una gran cantidad de tiempo algo vacío en momentos intensos llenos de risas, palabras y muchísimos aplausos (quizás demasiados). Transformamos los días, llenándolos con caras y voces, cantos y bailes. Transformamos lo que aprendimos para que alcance, transformamos las clases, los profes, los horarios. Transformamos las mañanas desayunando juntos; las tardes entre bicicletas y helados y las noches con pizas y películas.

Transformamos un secundario por momentos imposible en lo mejor de la vida... hasta ahora. Porque acá viene la parte interesante: lo más lindo está a punto de llegar, y aunque todo esto suene a final insuperable, recién estamos comenzando. A vivir, a experimentar, a sentir, a volar, a crear, a aprender, a amar, a elegir... A partir de ahora todo será, esperamos, más auténtico, más llenador, más permanente, y si durante estos cinco años pensamos alguna vez cuánto que vale la pena estar vivo, muy pronto vamos a querer gritarlo. Las expectativas son grandes y los pasos firmes. Y da un poco de miedo, sí, pero lo vamos a superar. Sabemos que atrás tenemos a los 33 chicos y chicas más grosos apoyándonos, probablemente a la distancia pero ahí, unidos y bancándonos entre nosotros como siempre.

No tenemos que olvidarnos, que todo lo que vivimos juntos, en camino a transformarse en recuerdo, nos hace ser quienes somos hoy. Y en algún tiempo, cada vez que miremos atrás, éstos años, buenos y malos, aunque parezcan lejanos, seguirán impresos en nuestra piel definiéndonos.

Aún así, claro que es difícil decir adiós, porque todos, en el fondo, aunque sea por un rato, quisiéramos que esto dure para siempre.

martes, diciembre 9

¿Qué estoy leyendo?


en el verano, las ginebras relucientes se derraman
en las piletas de las cocinas. ¿podrás hacer pié?
si apenas sabemos cual es tu rodilla y cual es la mía.
despertando como lagartijas a la noche,
envolviendo a lenguetazos la luna toda, la tierra toda,
el puro vientre de los árboles.
que no te espanten los diablos que vienen bajando
vos sos más que todos juntos
y un poco menos cascabelero.
el invierno no importa, ya estaremos muertos.
o disimulando.


Paisaje, de Salomé Esper (su blog: luciérnaga furiosa)

Otra lecturita...

sábado, diciembre 6

Estos últimos días, yo, sí, monotemática...

Despertarme en naranja. En violeta. Despertarme en el cielo pero sola, nadie me subió, nadie se animó a llevarme. Llegué con lo puesto y no sé si bajar, no quiero volver y que todo sea lo mismo. Despertarme sin querer despertar, o al menos, si debo, que al abrir los ojos, mis paredes estén pintadas y adornadas, y las sábanas tengan el olor impregnado de alguien. Alguien que me acerque la cámara y sonría.

lunes, diciembre 1

Cuando sea grande, quiero ser como vos... IX

Hace tiempo que vengo dándole vueltas a ésta entrada; la número nueve de toda la sección de fotos en las que uno o varios fotógrafos y fotógrafas que me gustan aparecen por acá. Y estuve pensando a quién o quienes traer, probando, eliminando, rehaciendo, en fin. Así desde... bueno, desde la última vez, en la que presentaba a Bertil Nilsson, cuando de repente, una mañana, apareció David Uzochukwu y la búsqueda se terminó (por ahora). Había encontrado a quién quería. Sí, así nomás.

Y es que David tiene fotografías muy hermosas (para empezar), muy mágicas, muy bien editadas (porque él es uno de esos fotógrafos que hace de la edición su mejor amiga), con colores muy atractivos y con cierto misterio, algo que en las fotos, me conquista bastante. Y además, como un plus que es algo difícil de ignorar, solamente 15 años en éste mundo y cuarta vida detrás (y delante) de cámara.

Reconozco, sí, que algunas de sus fotografías se parecen a otras, a imágenes muy de moda estos últimos tiempos, en los que el cuerpo humano (desnudo, por lo general) y el ambiente se mezclan y se hacen uno solo, pero su mirada... es otra cosa. Le aporta un nosequé a sus fotos lleno de personalidad.

Acá, entonces, las tres fotografías de David Uzochukwu que fueron amor a primera vista...







Tienen algo, ¿no? Para algunos mucho, para otros poco, pero no podemos negar que promete. Bastante. Y si a los quince años produce éstas imágenes, ¡lo que será en un tiempo!

Mientras, por acá, seguiré viendo su trabajo y todo lo que transparenta de él mismo.

Como siempre, recomendaciones fotográficas o de cualquier tipo, ¡en los comentarios!

sábado, noviembre 29

Final, y comienzo... (Veintiuno)

Vuelvo por acá, y esperemos que esta vez sea a paso firme.

Ayer, terminé casi oficialmente el secundario. Y digo casi, porque no tengo ni el título, ni el diploma, ni algo que me asegure que no queda nada pendiente. Y terminé, como una amiga bien me dijo, con las emociones todas mezcladas.

A comienzos de éste año, creí que iba a saltar de alegría el último día de clases, ya que no iba a tener que bancarme más ciertas cuestiones de mi escuela (que imagino todas las escuelas comparten) con las que no estoy de acuerdo, ciertos profesores que son algo... nefastos, bueno, en fin. Pero no, sí, estoy contenta, ahora puedo seguir adelante, subir un escalón y decidir que quiero hacer, que me gusta, con quién relacionarme... pero estoy triste también; el curso que en un momento era para mí sólo algo más, un eslabón distante en mi vida, se fue convirtiendo en casi lo más importante. Y los voy a extrañar, a ellos, y mucho. Sus nombres, sus risas, el color de sus ojos, los aplausos que todo el tiempo hacíamos. No a la escuela, no a los profes (quizás uno o dos), no a levantarme temprano, no. A ellos. Mucho.

Es momento de avanzar, y pronto, muy pronto, me mudo bastante lejos de dónde vivo. A hacer lo que quiero, lo que me pone feliz, pero también a estar donde quiero, que me emociona aún más. Me emociona toda la gente que voy a conocer, toda la movida en la que voy a participar, todo el arte que voy a absorver, todas las fotos que voy a hacer y las palabras que voy a dejar salir... y todo lo que voy a extrañar de mi lugar. El lugar en el que hoy, escribo esto.

Y sí, también vuelvo por acá, al blog, digo. Y creo que va a ser un tiempo muy mutante el que se viene, asi que veremos. Quizás, pueda encontrar en este espacio el hilito del cual agarrarme cuando esté por caerme (si es que pasa), y la soga fuerte a la que abrazarme y contarle todo lo que me va llenando.

Gracias, a ustedes, y a mis compañeros del secundario, que transformaron completamente mi último año y lo hicieron el mejor, lejos.

La Plata, allá vamos. Cine en Bellas Artes y todo lo que encuentre en el camino.

lunes, noviembre 17


Casi un mes después, reaparezco por acá, trayéndoles unas fotos del árbol más grande que ví. 
Quizás, uno de los más lindos. 
El Yapán de Hornillos.

martes, octubre 21


domingo, octubre 5

¿Qué estoy leyendo?


Hay personas mas delineadas que otras, ésta era una de las que se difuminan. Áreas sobresaturadas en plena cara, lo demás barrido... Enormes garabatos le salían de la nuca mirando al sur. Huraño y extraño, poco mamífero.


ILOB, de Paula Soruco

viernes, septiembre 26

Nostalgia anticipada (Veinte)

Jujuy y su calor pegajoso, Jujuy y sus paisajes que piden a gritos fotos, tan lindos que duelen.
Jujuy y su gente; diferencias evidentes con la gente que imagino me estará esperando, pronto, en la ciudad plateada.
Jujuy y sus frutillas. Sus churros.
Jujuy y la música que me encuentra entre kilómetro y kilómetro.
Jujuy y sus ganas, mis ganas, de cambiar pero también de permanecer, juntos y un poquito, al menos.
Jujuy y el degradé, delicioso, de sus montañas.

Jujuy, San Salvador. 
A unos cuantos kilómetros de Tilcara, 
dónde vivo, 
y de muchas formas totalmente diferente. 

lunes, septiembre 22

Color y sonido

                                     

                                        a través del azul
                                        que esconden tus ojos
                                        veo, vemos, vos también aunque lo niegues
                                        tres pájaros cantando
                                        una canción triste
                                        y una hamaca vacía
                                        que el viento siempre esquiva.



domingo, septiembre 14

Espejados

Detrás de los espejos
   estamos;
   nos dejamos caer.
   Justo en el vórtice
   en el que se juntan
   tus sueños y los míos
   para unirnos o
   desconocernos
   (dependiendo el día
   y el sabor de los abrazos).

Detrás de los espejos,
   muchos y en todos lados
   justo en el vórtice donde se pierde
   y se encuentra horas después
   el propio reflejo
   nos dejamos caer.

Juntos,
y temblando.

martes, septiembre 9

¡Próxima parada!




Ya, 
amanecer viendo por la ventana ese sol naranja iluminando lugares que desconozco 
y que encuentro dolorosamente fotogénicos, 
transforma cualquier cosa que pase por mi cabeza en un ovillo de sensaciones diferentes, 
todas entrelazadas por el color del sol y el vaivén del colectivo.
Ya, 
después de dieciocho horas de viaje y un desayuno perlado, 
de medialunas y noche, 
todo es cálido y está a punto de despertarse.

sábado, septiembre 6

3AM

Encima pretendés que me duerma.
Hacéte cargo.

miércoles, septiembre 3

Ausencia

Puedo adivinar
          tu ausencia.
El silencio que se olvida tu voz,
las velas consumidas que no se llevan tus ojos.
La sensación de estar que,
estando juntos,
no logramos mantener.
Puedo adivinar que mañana
la puerta va a estar abierta
y vos vas a ser sólo tu olor, quizás,
mezclándose con el sabor roto
de mis lágrimas.

domingo, agosto 31

Adelanto...


Ya casi primavera, ¿vieron?

domingo, agosto 17

¿Qué estoy leyendo?


Hoy, cuando el autobús en que viajaba se detuvo, vi por la ventanilla un hombre joven que me miraba con lascivia e interés intelectual. Me angustió y lo miré colérica pero lo miré de nuevo y allí estaba mirándome. Cuando el autobús se puso en marcha asistí asombrada a la apertura de mi rostro que le sonreía hermosamente. Pero cuando no lo vi más me subió el llanto y me dije: <<Otro paraíso perdido>>.


Diarios, de Alejandra Pizarnik

martes, agosto 12

Cuando sea grande, quiero ser como vos... VIII

Hoy, por acá, la cosa va de pieles, luces y movimiento.

Bertil Nilsson es un fotógrafo sueco residente en Londres, Inglaterra. En sus fotografías, es inevitable percibir, entre piel y piel, mucha energía, (a veces) sensualidad, magia o posibles imagenes de sueño... Y es que Bertil trabaja por lo general con bailarines o artistas de circo, creando imágenes muy pero muy vibrantes. Muchos hombres y no tantas mujeres, poco color bien utilizado, y la no fácil tarea de retratar a alguien desnudo sin que la fotografía incomode ni se malinterprete.

Podemos (o puedo yo, ya verán ustedes), entre otras cosas, percibir una gran confianza en la relación modelo-fotógrafo, y un disfrute de lo que se hace tanto delante como detrás de la cámara.

En su página web, nos presenta tres trabajos fotográficos diferentes, Intersections, Luminescence y Naturally y algunas fotos de su libro, Undisclosed. Yo me traje para acá, a este rincón de mi blog que cada vez me gusta más, cuatro imágenes, una de cada serie, y, aunque admito que esta vez no me resultó tan difícil elegir cuales mostrarles, todo su trabajo es hermoso y vale la pena darse una vueltita por su mundo.

de Luminescence

de Naturally

de Intersections

de Undisclosed

Bastante interesantes, ¿no? Fotográficamente hablando (porque de circo o baile mis conocimientos son muy básicos) sus imágenes son explosivas, enérgicas, arriesgadas y sinceras.

Espero tus comentarios, con críticas, recomendaciones, regalos, abrazos, ¡lo que sea! Y gracias por leerme, siempre.

Mini BIO: No hay mucho más que añadir, excepto el hecho de que Bertil Nilsson, también realizó algunos cortos que prometen. ¡Habrá que seguirle la pista nomás!

En ediciones anteriores: Aneta IvanovaArnaud Lajeunielas chicas de DeviantartAleksandra PatovaRinko KawauchiElliott Erwitt, y el genialísimo Ryan.

lunes, agosto 11

De vez en cuando


. . .

así nomás

lunes, agosto 4

Té caliente, aire frío...

Mi abuela me prepara un té y me avisa que es un té que inspira, que eso dice en la etiqueta. También tiene otros; relajan, transportan y energizan pero no, en este momento no los quiero. Mi abuela me charla siempre de cosas muy distintas, le gusta hablar y a mi me gusta escucharla. Hace frío y por la ventana veo árboles secos, muchos y muy diferentes. Escucho sonidos propios de un lugar que no es el mío. Me tomo el té y empiezo a escribir, a ver que pasa. Está rico, además. Está rico y a pesar de la tristeza que encontré por estos pagos, yo estoy contenta de haber venido.

miércoles, julio 16

Esto hermoso que me pasa, que les pasa, que nos pasa, está de cumpleaños... ¡Y cada vez más enredados!





Casi cien entradas, un siglo de seguidores, alrededor de trescientos comentarios y en unos días, diez mil visitas, si de números estamos hablando... pero además, un año existiendo también en este espacio, un año en el que conocí gente muy talentosa a quién no me fue difícil admirar. Un año de mutaciones, como tiene que ser, de idas y venidas, altos y bajos, un año en el que escribir fue, además, una forma para aparecer de nuevo por acá. Un año en el que descubrí muchos fotógrafos alucinantes, un año en el que hice cada vez más fotos y supe que podía compartirlas. Un año de soledad y compañía, todo mezclado, de a sorbos y sorbitos... Un año con ustedes, porque sé que existen, que existo, que podemos existir de a muchos... y por eso, por estar y dejarme estar en ustedes, más que nada, ¡gracias!



domingo, julio 13

viernes, julio 11

¿Qué estoy leyendo?


Si por casualidad, cuando me acuesto, dejo de atarme a los barrotes de la cama, a los quince minutos me despierto, indefectiblemente, sobre el techo de mi ropero. En ese cuarto de hora, sin embargo, he tenido tiempo de estrangular a mis hermanos, de arrojarme a algún precipicio y de quedar colgado de las ramas de un espinillo.

Espantapájaros, de Oliverio Girondo

domingo, julio 6

Dieciocho (lo típico)

Solo una luna entre azules y violetas cielo; 
el único registro de que el día existió y de que respiré su mañana y contuve su noche.

Una luna luminosa y casi transparente que dice ser real, 
que dice pertenecerme, a la vez ser de todos y siempre de nadie. 

Una luna que esconde ideas, lágrimas y deseos. Que contagia estrellas, quién sabe.


lunes, junio 30

¿Acaso está prohibido querer conocer al lunar de tu ojo y salir a bailar los sábados obviando la música moderna?

Desde ayer a la mañana un ojo tuyo (ese que nunca te cayó bien) tiene un puntito negro en su esquina derecha que desvía mi atención y me cuesta escucharte y entender lo que decís... es que, no se si te diste cuenta, pero tu lunar de ojo... ¡derrocha personalidad! ¿Sera macho o hembra? o, si se prefiere; ¿nene o nena? Me parece que es nene, sí, debe serlo. Creo que estamos conectados, aunque es claro que es mayor que yo, y mucho más sabio, porque no permite ser tuteado, y menos si es por renacuajas escritoras como yo (no me lo dijo, pero lo leí en sus manos, que no paraban de sudar, que extraño).

Creo percibir en este momento que me seguís hablando. Vos. El verdadero, no tu lunar de ojo. Él casi no habla. Aún no lo conozco tanto como para sacar conclusiones apresuradas sobre sus sentimientos pero no parece tener muchos amigos. Estos días, los que no hablan ni hacen reír se van quedando en el fondo de la cadena alimentaria sin poder reclamar ni de a poquito ni un poquito.

Yo, mientras, estoy feliz. Tengo un amigo nuevo. ¿Quién hubiera pensado que un lunarcito minúsculo en una esquina insignificante de tu cara, en vos, que sos uno entre millones y millones en esta galaxia llamaría tanto mi atención y escondería todos mis sentidos en cinco burbujas submarinas para tenerme prisionera?

Igual no te sientas mal que no me olvide de vos, ¿eh? Sos el portador del puntito negro, la semillita de sandía, el aro perdido, el huevito de pascuas, el viento empolvado, o como se lo llame en cualquier otra cultura occidental. Sos el elegido y nadie te podrá ignorar.

¿Te lo presento? Es Fii, el lunar de tu ojo. Preparate que va a acompañarte siempre. No, no te preocupes que no come carne ni escucha música muy fuerte. Eso sí, le gusta bailar Staying Alive de los Bee-Gees así que nunca se lo niegues que puede llegar (no sé cómo) a sacar de algún lado un par de lagrimitas, falsas pero con un poder impresionante de convicción, y ya viste como son los lunares cuando lloran; ¡más raros!

miércoles, junio 25

Desarmándo(te)






casi un secreto, shhh...



miércoles, junio 18

Imaginándote



Te conozco hace tanto
que cuando mueras de viejita
voy a tener todas las herramientas

para imaginarte.


Quizás
un poco más transparente
y sin el sonido de tu risa imperfecta.

viernes, junio 13

Cuando sea grande, quiero ser como vos... VII

Me gustan las fotografías explosivas. De esas que ya parecen estar explotando por sí solas pero que además me explotan todos los sentidos y los dejan patas arriba.

Me gustan las fotografías misteriosas. De esas que se quedan dando vueltas en algún lugar y que aparecen cuando creo que puedo entenderlas; que descubrí una pista, un secreto. O quizás que ya no no me interesa entenderlas porque en esa incertidumbre está lo que hace que volvamos a encontrarnos.

Me gustan las fotografías sinceras. Donde los retratados están y lo presumen. No necesitan un nombre, una nacionalidad o un mal gesto. De esas en las que no podría más que enamorarme.

Me gustan las fotografías originales. De esas en las que podemos vivir todos los días sin darnos cuenta, que podemos respirar sin saber que estamos respirando, que podríamos soñar cualquier noche, en cualquier lugar, y seguir sin animarnos a habitarlas.

Me gustan las fotografías osadas. Que juegan, saltan, lloran, ríen, duelen y despiertan si es necesario.

Me gustan las fotografías enredadas. Que se enredan y que nos enredan, que podemos enredar con otras fotografías y que se dejan enredar por ellas.

Y sí, me gustan las fotografías de Arnaud Lajeunie.











Hay que reconocerle entre otras cosas el uso del color, la piel, el agua, las texturas, los reflejos... así logra impactar de formas muy particulares y algo abrumadoras.
¿Te gustaron sus fotos? En su página tiene algunas más pero no demasiadas, date una vueltita por la red y buscá sus imágenes, seguro que alguna va a definirte.

Mini BIO: Arnaud Lajeunie es un fotógrafo europeo nacido en 1986 al que le gustan las fotografías en exteriores, en contacto con la naturaleza. Dice que los modelos no sienten lo mismo en una playa desierta, o internados en un bosque que en el estudio. Es co-fundador de la revista fotográfica L’imparfaite.

En ediciones anteriores: Aneta Ivanova, las chicas de Deviantart, Aleksandra Patova, Rinko Kawauchi, Elliott Erwitt, y el genialísimo Ryan.

viernes, junio 6

Azúcar



Las mejores nubes nacen en otoño...
abrazan
explotan
vuelan
burbujean
y esconden azúcar por todos lados.

viernes, mayo 23

¿Qué estoy leyendo?


Veo al pasar como las bandadas ocupan furtivamente tu espalda, tus hombros.
Veo que no estás solo, que hay un ruido a incesante picoteo en tus orillas.
Que no has sabido vencerte, ni el mundo.
Y este desprevenido día nos vé así, vos cubierto de alas que no vuelan.
Yo rodeándote de pasos que se alejan de mí.
Cuanto pesa, cada día,
cubrir esta nada-distancia,
hacernos sentir lejos.

Sobre todo, de Salomé Esper (su blog: luciérnaga furiosa)

lunes, mayo 19

Dentista (Diecisiete)




Mauri (ojazos en la sala de espera).

viernes, mayo 16

Todo... y más.

sin palabras

viernes, mayo 9

¿O era al revés?

Yo pregunto.
     Vos no respondés.
          Amor no es sinónimo de paciencia.

lunes, mayo 5

Auch.

Sábado mezcla de nombres y horarios efímeros.
Sábado de luces fosforecentesahumadasdirectas.
Sábado que transpira entre canción y canción, algo descontrolado y con gustito a alcohol del malo.
Sábado de vestido ajustado y mucha piel. De tachas. De tacos.
Sábado de trasnochada, de estrellas muchas a la nochecita y estrellas pocas al amanecer.
Y sí... también, sábado inventado.

martes, abril 29

¡Feliz día, bellezas! (Dieciséis)

...de izquierda a derecha, primero arriba y después abajo; Pelusa, Eco, Khaleesi y Hedi.

sábado, abril 19










jueves, abril 17

Ganas (Quince)

Despertarse despacito para que la realidad no se lleve el sueño. Mí sueño. Un pié, después otro, y el piso está frío y es rojo pero no lastima. Sin sol en la ventana esta vez. Sin pantuflas; alguien se las llevó (creo saber quién). Adivinar las pisadas de los demás por la casa ya no es tan difícil como antes, oler la yerba mezclándose con el agua caliente y apurarse, que se acaba. Un perro que salta llora grita y mueve la cola, todo a la vez. Un gato antipático afuera que hace lo suyo pero no consigue demasiado. Hoy, ayer, mañana, probablemente. La escena se repite pero cada vez tiene más sabor. Más color. Más ganas de ser, estar, transformarse, lo que sea. Ganas.

martes, abril 15

Táctica y estrategia

Mi táctica es,
       solo hablarte
       de cosas vacías, profundas
       interminables, pasajeras
       y a veces, plenas,
                pero también
mi táctica es saber
       cuando el silencio
       necesita dar una mano
       o cuando no debe
       ni poner un pie en la isla.
Mi táctica es
       escucharte
       sin olvidar nunca tus palabras,
       como si mi memoria fuera
               un cuerpo aparte,
    atado con hilos finitos
                           a tu boca.
Mi táctica es estar
                                      siempre
       tal vez lejos, escondida
       esperando que pase el invierno
                 y acabe el frío,
       o quizás cerca,
            frente a vos
       absorbiendo pedazos de tus ojos,
                  dándote
       miradas mías.  
Mi táctica es,
       sin falsedad ni exceso,
       reírme siempre,
       reírme en voz baja,
       reírme a gritos,
       reírme de vos y con vos
                porque la risa nos une
                         y nos alimenta.
Mi estrategia es,
       a veces más rápida,
               pero nunca,
                                                nunca más fácil.
Mi estrategia es
       quedarme en tus recuerdos,
       perturbándolos
       o enriqueciéndolos,
                 con imágenes,
       llenándolos cada vez más de mí,
       hasta que comiencen a rebalsar
       para que alguna vez,
                    los tomes en serio,
       y me sientas
                                           imprescindible.


Sí... es mí versión del hermoso poema de Mario Benedetti, Táctica y estrategia

sábado, abril 12

Desde

Camuflame por favor,
te dejo

ol vi dar me.

Abrazo tangible.
Palabra imaginaria.

Mundo al revés. Pasión roja

y rojo en el cielo de diciembre.

lunes, abril 7

Sábado (Catorce)


...en el Mec rodeada de fotos y cerros.

martes, abril 1

Cuando sea grande, quiero ser como vos... VI

Existe un tipo de fotografía que se llama Fotografía de doble exposición, y últimamente se está poniendo bastante de moda. Es una técnica que consiste en juntar dos fotos, superponerlas, y "buscarle la vuelta" para que el resultado final quede... bueno, ya lo van a ver, y es de lo más hermoso.

Hay muchos fotógrafos que se dedican principalmente a este tipo de fotografía, algunos realizando ambas tomas directamente en la máquina de fotos y otros (ya que no todas las cámaras cuentan con esta posibilidad) con un montaje posterior en computadora.

El primero de ellos que conocí (por recomendación de un amigo) fue Christoffer Relander, y, aunque sus fotos me gustaron, no me convencieron del todo, así que dejé a un lado el tema... hasta que, hace algunos días descubrí a Aneta Ivanova, una fotógrafa de Bulgaria que sí que me gustó. Sus fotos son delicadas pero tienen presencia, y las combinaciones que elige son muy sugerentes y parecen hechas para estar juntas (sin quitarle el mérito de selección a la artista). Además, generalmente es ella misma la modelo, así que tiene bien en claro el que y el como de lo que quiere mostrarnos.

Les presento cuatro de las fotos que más me gustaron, que, como me suele suceder, fueron las primeras que vi. Pertenecen a series diferentes, que pueden admirar completas en su página web.

de Scars from Germany

de Under The Waves

de An Ode to the Sea

de We Are All Made of Flowers

Interesantes, ¿no? Pueden gustarte o quizás resultarte algo insulsas; ¿me contás en los comentarios?

Mini BIO: Desde que tiene trece años, Aneta hace fotografías en las que ella misma suele ser su propio sujeto de experimentos. Combina siluetas femeninas con elementos arquitectónicos y naturales.

domingo, marzo 23

Dispersa


Atravesar un desierto de viento y piel,
saltar entre tus pestañas
     un pié
                después otro.

Una luna reflejada
un grano de arena que se escapa de su destino.
     Un pié
                después otro.

                    Atravesar(te) evitando contar tus días
                                            o romper este silencio.


martes, marzo 18

> soy la de los "yo también".

jueves, marzo 13

Consecuencias

Adivino tu nombre sin saber el mío.
¿Olvidé antes tu nombre, por eso estás triste?

Acaricio tu cara, es suave y me gusta pero a la vez me da miedo.
¿Era tu cara digna de mis caricias?

Caminamos y te miro. Tus ojos están cerrados.
¿Pedí no verte alguna vez? ¿Lloré? ¿Lloramos?

Respiro y te obligo a respirar. Sopla el viento.
¿Me fui con el viento y supiste mi secreto?

Quizás por eso, acá estamos...

sábado, marzo 8


...de izquierda a derecha, primero arriba y después abajo; aster, tanaceto, agastache, eneldo, girasol dalia, cardo, malva real y zinnia.

miércoles, marzo 5

Amarillo 01 (Trece)

Hablar de todo y a la vez de nada. 
Hablar mucho de gente que no somos, artistas, amigos...
lo abstracto del arte y de la amistad. 

Mezclarse entre pinceles y pintura amarilla,
entre canciones y frases inconclusas que no necesitan un final;

está impreso en tus pestañas, 
y en las mías.

jueves, febrero 27

Cuando sea grande, quiero ser como vos... V

Deviantart es un sitio web en el que millones de artistas (fotógrafos y artistas plásticos principalmente, aunque también poetas, diseñadores, etc.) pueden compartir su trabajo, venderlo y conectarse con otras personas de cerca o de lejos, profesionales o amateurs, jóvenes o adultas. También es el lugar perfecto para sumergirse (un rato largo, que si no no alcanza) y encontrar trabajos de lo mas interesantes.

Hoy, elegí a cuatro fotógrafas. Son jóvenes y están quizás empezando, pero sus estilos ya comienzan a marcarse y sus nombres, a sonar. Por supesto que hay muchos, muchísimos artistas fotográficos en la red que tienen cantidades de talento, pero aquí no entraban todos, y estas cuatro chicas ganaron por antigüedad.

Sin más preámbulos, ¡disfruten!

Invisible, de Laura Williams. 18 años, Reino Unido.

The prisoner, de Cristina Otero. 18 años, España.

Stuck in ice, de Victoria Audouard. 22 años, Francia

162.365, de Laura Kok. 20 años, Holanda.

¿Te gustaron las fotos? ¿Una más que otra? ¿Ya las conocías?

Te recomiendo darte una vuelta por sus galerías para terminar de decidir si estas chicas van con vos o no. Si llegás a decidirte, o si tenés alguna recomendación para mí, me encantaría que me cuentes en los comentarios.

Un último dato, las cuatro retratadas en las imágenes, son ellas mismas.

miércoles, febrero 26

¿Qué estoy leyendo?


¡Oh, si fuera yo una escritora que pudiera hacerla posar bajo una luz desnuda! Pero soy el flaco Humbert Humbert, huesudo y de pelo en pecho, con espesas cejas negras, acento curioso y un oscuro pozo de monstruos que se pudren tras una sonrisa de muchacho.

Lolita, de Vladimir Nabokov

jueves, febrero 20

Vuelta... (Doce)


Despedirse del agua, en el suelo y en el cielo. Despedirse del amor de verano que no fué, que se bajó una parada antes, del pié descalzo y de los mosquitos. Subir al colectivo llena de fotos y palabras desordenadas. Volver y encontrarme en todos los lugares que antes pisé, encontrarme en mi cama, en los llantitos de Eco, en la luz de la mañana. Volver trayéndo cositas de afuera, un par de libretas, canciones, un bronceado. Volver y disfrutar más la vuelta que la ida. Aclimatarme, acostumbrarme demasiado rápido a mi tiempoespacio particular. Estar y querer quedarse.


sábado, febrero 1

¡Splahs!

¡Buen día febrero!
Buen día bikinis, playa, mar y pileta; melón y leche chocolatada. Buen día familia lejana, que estos quince días que vienen, voy a tener bien cerquita.
Buen día a las fotos que voy a hacer y al sol que voy a tomar, a las risas que voy a contagiar y a las que se me van a meter por los oídos. Al pastito verde y a las salidas transparentes.
¡Buen día La Plata!
Nos leemos a mi vuelta, abrazos a quienes los quieran o los necesiten, y ¡felices vacaciones!

martes, enero 28

Menos (Once)

se me están acumulando las despedidas...

lunes, enero 20

¿Qué estoy leyendo?


Me sentía bien no formando parte de aquello. Me alegraba de no estar enamorado, de no ser feliz con el mundo. Me gustaba estar en desacuerdo con todo. La gente enamorada a menudo se ponía cortante, peligrosa. Perdían su sentido de la perspectiva. Perdían su sentido del humor. Se ponían nerviosos, psicóticos, aburridos. Incluso se convertían en asesinos.

Mujeres, de Charles Bukowski

sábado, enero 18

¡Shhh!


...que el silencio, está escondido.

martes, enero 14

Encontrándome, quizás hoy. Buscándote, siempre.

Hoy, brisas azules me llevan
                              a vos.
    Me giran, me vuelan.
    Me dejan caer
                y me levantan.
      Me explotan.
Me desarman, y me unen,
volviéndome cada vez mas mía.
Me esconden en los rincones
     que tocaron tus pies,
y me mojan en los ríos
     que limpiaron tus manos a la mañana.


Hoy, el sol disfraza un poco de su calor
            para no quemarme,
   y me deja mirarlo,
      (directo a sus ojos verdes de gato)
                            ...y la luna,
abre la boca
   iluminando
   e iluminándose,
transformando los huecos oscuros
     en platos redondos llenos de miel
     para alimentarme.


Hoy, la gente sonríe,
                  me lleva.
   Me cuenta de vos y de tus sueños,
                        convenciéndome en cada paso,
         que nunca existieron los errores.
Me mira y me adora,
   olvidando los colores, olvidando las ideas.
Ama, y se deja amar,
     bajo las cascadas invisibles que alguna vez inventaron,
        escondidos muy adentro de la luz,
                  escondidos con migo, pero también con vos.


Hoy, el mar
    acaricia las piedras y se anima a confesarles su amor.
       Baila con los barcos y vuela sin vergüenza
                               mojando los picos de las gaviotas.
   Me susurra direcciones mal mezcladas
         y juega a las escondidas entre los dedos de mis pies,
                     que aún te buscan.


Hoy, las hojas de los árboles,
   escriben con tinta china poemas cortos,
   y las hojas de papel abrazan ramas vacías, abrigándolas,
como si quisieran volver a verte,
    como si te extrañaran,
       como si de verdad les gustara que yo pudiera, algún día,
                                                                                                   


al fin encontrarte.

sábado, enero 11


me escalofriás

martes, enero 7

Nombrándonos

Cruzo la calle y tu puerta de entrada finge no reconocerme, pero igual, entro. Siento el perfume de una palabra tuerta que me piensa, la noto y la reconozco, no grito porque tengo que reservar mi voz. Bajo la almohada encuentro una dirección mal escondida y agarro (justo a tiempo) la última letra de tu apellido que intentaba suicidarse por la ventana. Cierro los ojos, no necesito ver más. Así, a oscuras, intento sentirme en casa y recuperar la sensación de propio. Entonces, escucho tu mano escribiendo una carta jamás enviada, y toco tus ojos negros lastimándome, como si me hubiera equivocado de casa, o hubiera olvidado tu nombre y el mío de nuevo.

lunes, enero 6

¿Qué estoy leyendo?


Si vienes a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres. Cuanto más se acerque la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro estaré agitado y ansioso; ¡conoceré el precio de mi felicidad! Pero si llegas a cualquier hora, no sabré cuando preparar mi corazón... Los ritos son necesarios.

El Principito, de Antoine de Saint-Euxpéry