jueves, marzo 13

Consecuencias

Adivino tu nombre sin saber el mío.
¿Olvidé antes tu nombre, por eso estás triste?

Acaricio tu cara, es suave y me gusta pero a la vez me da miedo.
¿Era tu cara digna de mis caricias?

Caminamos y te miro. Tus ojos están cerrados.
¿Pedí no verte alguna vez? ¿Lloré? ¿Lloramos?

Respiro y te obligo a respirar. Sopla el viento.
¿Me fui con el viento y supiste mi secreto?

Quizás por eso, acá estamos...

1 comentario:

  1. Qué hermosa entrada, dice muchísimo en pocas palabras. Me encantó Eli.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar

Avanti!