miércoles, julio 16

Esto hermoso que me pasa, que les pasa, que nos pasa, está de cumpleaños... ¡Y cada vez más enredados!





Casi cien entradas, un siglo de seguidores, alrededor de trescientos comentarios y en unos días, diez mil visitas, si de números estamos hablando... pero además, un año existiendo también en este espacio, un año en el que conocí gente muy talentosa a quién no me fue difícil admirar. Un año de mutaciones, como tiene que ser, de idas y venidas, altos y bajos, un año en el que escribir fue, además, una forma para aparecer de nuevo por acá. Un año en el que descubrí muchos fotógrafos alucinantes, un año en el que hice cada vez más fotos y supe que podía compartirlas. Un año de soledad y compañía, todo mezclado, de a sorbos y sorbitos... Un año con ustedes, porque sé que existen, que existo, que podemos existir de a muchos... y por eso, por estar y dejarme estar en ustedes, más que nada, ¡gracias!



domingo, julio 13

viernes, julio 11

¿Qué estoy leyendo?


Si por casualidad, cuando me acuesto, dejo de atarme a los barrotes de la cama, a los quince minutos me despierto, indefectiblemente, sobre el techo de mi ropero. En ese cuarto de hora, sin embargo, he tenido tiempo de estrangular a mis hermanos, de arrojarme a algún precipicio y de quedar colgado de las ramas de un espinillo.

Espantapájaros, de Oliverio Girondo

domingo, julio 6

Dieciocho (lo típico)

Solo una luna entre azules y violetas cielo; 
el único registro de que el día existió y de que respiré su mañana y contuve su noche.

Una luna luminosa y casi transparente que dice ser real, 
que dice pertenecerme, a la vez ser de todos y siempre de nadie. 

Una luna que esconde ideas, lágrimas y deseos. Que contagia estrellas, quién sabe.