lunes, diciembre 22

Algo que falta

Caminás acercándote. Yo te veo.

La mirada que tenés puesta se me hace tan familiar que duele.

Me decís que te quise mucho, antes, quizás un año o dos, en este mismo planeta y con los mismos ojos.

Me decís también que vos me quisiste incluso un poco más (¿que acaso es posible?).

No sé si creerte porque es cada vez más difícil, pero entonces te recuerdo.

Entiendo porque estás parado frente a mí, como un desconocido,



y me dan ganas de llorar.

5 comentarios:

  1. Y la voluntad no siempre es suficiente para retener las lágrimas en su lugar...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta lo que escribís , voy a visitarte seguido
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Las emociones son necesarias pero a veces son tan dolorosas.

    ResponderEliminar
  4. y es tan triste cuando te sientes así..

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay, Eli! Me pusiste la piel de gallina con esta entrada. Me llegó, porque en este momento me está pasando algo parecido con alguien. Duele mucho pasar a ser completos desconocidos el uno para el otro...

    ResponderEliminar

Avanti!