domingo, mayo 17

Cuando las palabras no alcancen... (Veinticuatro)

Cuando me despierte cada día y no entienda ni quiera entender por qué estoy viva.
Cuando no recuerde el sabor de las manzanas ni el color exacto de una nube atardeciendo.
Cuando el agua fría, valiente, queme, y el fuego me obligue siempre a llorar mucho de a ratos.
Cuando en las escaleras tropiece, en los micros me caiga, en las plazas me pierda y la ciudad siga siendo tan nueva como al principio.
Cuando la piel se te caiga a pedazos del cuerpo y tus dientes y labios se mezclen con ella.
Cuando el viento sea subterráneo y los árboles no dejen nunca salir a los pájaros.
Cuando la entrada a mi casa sea cemento, y el cemento esté fresco y la frescura apriete y seque.
Cuando mis manos y pies funcionen a monedas y solo tenga cerca, la SUBE.
Cuando la música se llame silencio y el silencio también y nada, absolutamente nada, suene.
Cuando no sepa si es de día o de noche, si el sol sigue gordo y pleno y la luna sea, aún, redonda.
Cuando el tiempo no me condicione, ni me motive, no me movilice y sólo esté en un reloj que nadie encuentra.
Cuando las voces de la gente que conozco se pisen y se pisen y, además, hablen latín y no se entiendan entre ellas.
Cuando la oscuridad me abrace y me asfixie y no pregunte ni mi nombre.
Cuando no sepa mi nombre, y lo único que quiera sea tirarme del cielo.

...y aún así, cuando las palabras no alcancen, nada, nada de esto, va a importar.

escrito a pedido para Producción de textos cátedra B. FBA. UNLP. 2015

1 comentario:

  1. ¡Precioso texto! Me ha gustado mucho la parte que dice: "Cuando no sepa si es de día o de noche, si el sol sigue gordo y pleno y la luna sea, aún, redonda." Tiene algo que me atrae. Muy bonito <3

    ibeatforlove.blogspot.com

    ResponderEliminar

Avanti!