miércoles, mayo 20

¿Qué estoy leyendo?


Y hacer todo el camino entre vírgenes y demonios. Las vírgenes, tiesas bajo el vestido azul. Muchos intentan llevarlas y venderlas como muñecas. Tienen trenzas que se destrenzan y vuelven a trenzar. Y los demonios enmascarados. Saltan de adentro de los pimpollos de rosa y se posan en mi mano, y se van, pero queda, siempre, una vena rota. Grito en silencio.


La flor de lis, de Marosa di Giorgio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Avanti!