domingo, abril 3

desenlace

Antes de lanzarse,
la mujer juega a explorarse.
Un último suspiro tembloroso
la cabeza hacia atrás
los labios abiertos,
el pelo que vuela
y se enreda con las nubes blancas.
Sabe que es,
casi,
la hora.

La luna ilumina
y la arena se escapa, huye
esconde dentro la evidencia
del sueño del deseo del grito,
de la mujer y las que antes
sin mirar atrás y con una última salpicada
en el fondo
verdeazuladas,
se perdieron.